619-515-1382 RAnaya@cwsl.edu

Fernando Carrera salió del penal de Marcos Paz y casi ningún periodista que hacía la guardia a la salida de la cárcel lo reconoció. Estaba muy delgado tras haber perdido 15 kilos durante una huelga de hambre de 20 días que finalizó anteayer. En medio de las cámaras que lo rodearon cuando lo reconocieron, lo recibió su suegra, el primer integrante de su familia en llegar.

Intentó hablar ante la prensa en ese momento, pero no pudo. Dijo estar conmovido. No podía creer que estuviera libre tras siete años y cinco meses por un hecho -la llamada “masacre de Pompeya“, en la que tres personas murieron atropelladas- en el que siempre se declaró inocente.

A menos de 24 horas de conocerse el fallo de la Corte Suprema de Justicia que ordenó realizar un nuevo juicio, el Tribunal Oral en lo Criminal N° 14 dio lugar al pedido de excarcelación.

Carrera estará en libertad hasta que la Justicia vuelva a expedirse por el hecho, ocurrido el 25 de enero de 2005, en el que murieron una madre y su hijo de seis años y otra mujer, durante una persecución entre un móvil policial no identificable y el Peugeot 205 blanco de Carrera, que circulaba por la avenida Sáenz y Esquiú a alta velocidad. Allí Carrera recibió ocho disparos porque, según la policía, intentó escapar tras cometer un asalto a mano armada. Por este episodio, el acusado, en ese momento de 27 años y sin antecedentes penales, fue condenado en 2007 por el TOC N° 14 por robo agravado, lesiones, abuso de arma y portación ilegítima de un arma de fuego.

Algunos testigos dijeron que el verdadero ladrón había escapado en un Palio blanco y la víctima del robo no reconoció a Carrera como el hombre que lo asaltó.

El imputado y la defensa siempre sostuvieron que la causa fue “armada”, luego de que, al confundir a Carrera con un ladrón, los efectivos le dispararon en total 18 balazos.

Alrededor de las 12.30 de ayer, Guadalupe Maidana de Carrera, esposa de Fernando, se dirigió a los Tribunales junto a Jenifer, su hija; el cineasta Enrique Piñeyro, autor de la película El rati horror show, y los abogados Federico Ravina y Rocío Rodríguez López.

Allí, en el Juzgado N° 14, la secretaria del juez Hugo Norberto Cataldi leyó el fallo que otorgaba la salida del imputado hasta la realización de un nuevo juicio. Antes de salir en libertad, sus abogados tuvieron que depositar una fianza de $ 20.000.

“Todavía no caigo, no esperaba que todo se resolviera en tan poco tiempo. Yo suponía que se iban a demorar unos 15 o 20 días”, dijo a LA NACION Fernando Carrera, durante el trayecto desde el penal de Marcos Paz hasta la productora Aquafilms, en Palermo, donde dio una conferencia de prensa.

“Todo es muy raro. Estoy convulsionado”, expresó el hombre, de 35 años, quien no paraba de mirar hacia afuera. “Conocía este camino [el que va desde el penal de Marcos Paz hacia Capital] pero nunca lo había visto”, dijo Carrera.

No bien enteradas de la noticia, muchas personas se acercaron a la carpa montada en la esquina de Lavalle y Talcahuano para saludar a la familia.

Entre ellas estuvo Juan Carlos Bayarri, de 62 años, quien estuvo 13 años detenido bajo prisión preventiva acusado de integrar la “banda de los comisarios”, responsable del secuestro de Mauricio Macri. Bayarri salió en libertad después de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenara al Estado argentino por exceder el plazo de la prisión preventiva sin una sentencia firme.

Para recibir a Carrera, dos combis partieron desde los Tribunales hacia Marcos Paz. En ellas iban Guadalupe, su esposa; Fabrizio, Nicolás y Jenifer, sus hijos; sus cuñados, sobrinos, abogados, y el equipo que participó de la realización del film El rati horror show .

A poco de llegar, Guadalupe atendió una llamada proveniente del teléfono de su suegra y no reconoció la voz que le hablaba: “¡¿Fernando?!”, exclamó. “¡¿Cómo que estás afuera?! ¡Ya salió! ¡Está afuera! ¡Está en un taxi con mamá!”, gritó a todos la mujer, cuando todavía estaban a diez minutos del penal de Marcos Paz. Entonces acordaron encontrarse en el camino y la plaza Libertad, situada en el centro de Marcos Paz.

Ese fue el lugar en el ahora ex recluso se encontró en un abrazo con sus tres hijos y su esposa. La avenida Marcos Paz estuvo cortada durante unos minutos, hasta que los familiares se trasladaron a la plaza Libertad, en donde Carrera apenas pudo decir algunas palabras: “Ahora sólo quiero disfrutar de los míos. No pienso en otra cosa”.

Una excarcelación con condiciones

Aunque los jueces del Tribunal Oral N° 14 concedieron la excarcelación a Fernando Carrera, el imputado seguirá vinculado al proceso judicial y se realizará un nuevo juicio. Hasta ayer, el tribunal no fijó la fecha para la realización del nuevo debate. No obstante, al liberar a Carrera, el tribunal sostuvo que el imputado deberá cumplir una serie de condiciones para no volver a ser detenido. Según consta en la resolución, Carrera no podrá abandonar la ciudad de Buenos Aires o la provincia sin avisar al tribunal. En caso de no cumplir con esta disposición, el imputado será apresado nuevamente.

Foto: Fernando Carrera es abrazado por su esposa y sus hijos a poco de recuperar la libertad. Foto: Santiago Filipuzzi.

Por Mariano Gaik Aldrovandi | Para LA NACION – 7 de Junio de 2012.

Nota original AQUÍ