619-515-1382 RAnaya@cwsl.edu

Dolores Vázquez Mosquera

Lugar: Mijas Málaga, España 
Delito: Homicidio
Sentencia: 15 años y un día de prisión
Tiempo en prisión: 17 meses
Liberada: 22 de Febrero de 200

Dolores Vasquez Mosquera
Un caso más de error judicial pone a Dolores Vázquez Mosquera en el banco de los acusados. Quien fuera condenada a 15 años de prisión después de haber sido hallada culpable en el juicio interpuesto en su contra por el homicidio de Rocío Wanninkhof en 1999 en España. Fue liberada después de haber estado 17 meses en la cárcel.
Hechos
Wanninkhof desapareció después de visitar a su novio, Antonio José Jurado. Ambos habían acordado salir de paseo por lo que Roció fue a su casa para bañarse y volverse a encontrar con su novio lo cual no sucedió ya que nunca regreso a su casa. Al día siguiente, Alicia Hornos, la madre de Rocío, estaba preocupada porque su hija estaba ausente. La madre fue entonces a la casa de Antonio y él le dijo que no había ido a la feria porque se quedó dormido, y él pensó que Rocío se había quedado con una amiga. Sin embargo, nadie comprobó haberla visto con alguna amiga.

Alicia salió a buscar a su hija y durante el camino encontró unas zapatillas de deporte que pertenecían a su hija, un pañuelo y manchas de sangre. La Guardia Civil confirmo que el pañuelo, las zapatillas y las manchas de sangre pertenecían a Rocío Wanninkhof. Se organizó una búsqueda y a cada persona se le entrego una pegatina autoadhesiva que se les desprendía la parte posterior y se colocaba a cada persona que participaba. Después de tres semanas de búsqueda, el cadáver desnudo de Rocío se encontró en mal estado y quemado, mas no se pudo determinar si fue violada. Los investigadores encontraron bolsas unidas con cinta adhesiva y una de las pegatinas repartidas en la búsqueda. Las autoridades sospecharon que el asesino quizá pertenecía al círculo familiar de Rocío. El principal sospechoso era en un principio el novio de Rocío, pero el negó todo y las autoridades sospecharon de María Dolores Vázquez Mosquera, expareja de la madre de Rocío.

Alicia Hornos estaba convencida de que Dolores había asesinado a su hija. Dolores fue vigilada por un agente de la Guardia Civil y su línea telefónica fue intervenida. Esta agente después declararía que Dolores “era fría, calculadora y agresiva”. Debido a la publicidad y alarma social creados por los medios de comunicación, Dolores fue detenida como sospechosa e interrogada por varios días. Dolores siempre negó las acusaciones y aclaro que ella estaba cuidando a su mamá y a una hija de su sobrina el día que Rocío desapareció. También ella afirmó que esa misma noche realizó llamadas telefónicas desde su domicilio. El fiscal y la Guardia Civil declararon a la prensa que dos fibras de la ropa deportiva que Dolores vestía habitualmente habían sido cotejadas con fibras encontradas en el cadáver de Rocío. La fiscalía negó la libertad de la acusada debido a la supuesta certeza de la prueba. Debido a esto, la gente y los medios de comunicación sensacionalistas ya condenaban a Dolores por el asesinato de Rocío.

Después se realizó otro análisis de ADN, y se concluyó que las prendas de Dolores no eran similares a las que se encontró en el cadáver de Rocío. La fiscalía convenció a un jurado popular descalificando la persona de Dolores sin pruebas concluyentes que la inculparan. La fiscalía se centró en la relación que había mantenido Dolores con la madre de Rocío y sobre la relación supuestamente paternal con Rocío. Sin embargo, el juez no intervino en esta irregularidad del procedimiento. La Guardia Civil testificó que ninguna de las huellas dactilares que se encontraron en las bolsas de plástico correspondía a Dolores. Por consiguiente, “la defensa solicitó cotejar las huellas encontradas en los objetos que contenían las bolsas pero el juez negó la prueba”.

También durante el juicio, se declaró que ninguna de las fibras de la ropa de Rocío coincidía con la de Dolores, y la pegatina que se había encontrado no había sido despegada del papel protector. Los padres de la niña que cuidaba Dolores declararon que la noche del nueve de octubre de 1999, la noche que Rocío desapareció, dejaron a su hija al cuidado de la acusada. Sin embargo, en septiembre de 2001, el jurado popular declaró a Dolores Vázquez culpable del asesinato de Rocío Wanninkhof. El juez condeno a Dolores a 15 años de cárcel.
Sin embargo, el 1 de febrero de 2002 el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía anuló la sentencia al considerar que no estaba debidamente motivada, y Vázquez fue puesta en libertad en febrero de 2003, decisión que ratificó el Tribunal Supremo. Pero el calvario de Dolores no terminó aquí ya que le esperaba un nuevo juicio. Lamentablemente no fue sino hasta que se resolvió otro caso cuando la fiscalía se dio cuenta de su error.

En agosto de 2003, Sonia Carabantes, una joven de 17 años, fue asesinada. Las investigaciones condujeron a la captura de Tony Alexander Bromwich, un británico residente de esa zona, en donde se halló el cadáver de Roció, además contaba con un historial delictivo. Las autoridades descubrieron que “el ADN del presunto asesino de Sonia coincidía con los restos biológicos hallados en una colilla recogida en el lugar donde había aparecido el cadáver de Rocío Wanninkhof cuatro años antes”. Además, Bromwich confesó ante el juez sus crímenes, reconociendo haber sido el asesino de Rocío Wanninkhof y relató una serie de detalles que coincidían con las averiguaciones y pruebas que tenía la fiscalía.

En diciembre de 2006, Tony fue declarado culpable, por un jurado popular, por el asesinato de Rocío Wanninkhof y fue sentenciado a 19 años de cárcel. Después de toda esta información, se suspendió el nuevo juicio en contra de Dolores Vázquez y fue exonerada tras haber permanecido 17 meses en la cárcel.

 

Dolores Vasquez Mosquera 2

Causas de condenas erradas

En este caso, las razones de la condena errada son varias y éstas mismas cometidas en distintos tiempos y por distintas autoridades, por lo que a continuación se enlistarán conforme fueron sucediendo:

1) En primer lugar, fue la “denuncia falsa de la madre de Rocío” en contra de su expareja sentimental Dolores Vázquez. Esta es la causa número uno de condenas erradas.

2) Continuamos con otra causa, la cual ocupa el segundo lugar en causas de condenas erradas, que fue “la mala praxis de la agente de la Guardia Civil”, puesto que no fue objetiva en su investigación ya que declararía que Dolores “era fría, calculadora y agresiva”, lo que influyó en el jurado.

3) Otra causa fue el uso de “ciencia forense obsoleta o falsa”. Ya que dos fibras de la ropa deportiva que Dolores vestía habitualmente fueron cotejadas con fibras encontradas en el cadáver de Rocío y aparentemente eran similares. Lo que después resultó ser falso puesto que al volver a realizar otro análisis de ADN, se concluyó que las prendas de Dolores no eran similares a las que se encontró en el cadáver de Rocío.

Cabe destacar que debido a la publicidad y alarma social creados por los medios de comunicación amarillistas y seguidos por la gente, condenaban a Dolores por el asesinato de Rocío desde antes de que se realizara el juicio, violando toda presunción de inocencia.
Referencias
http://www.20minutos.es/noticia/2854/0/Dolores/Vazquez/exculpada/#xtor=AD-15&xts=467263
http://es.wikipedia.org/wiki/Caso_Wanninkhof