619-515-1382 RAnaya@cwsl.edu

Confesiones o Admisiones Falsas

¿Por qué una persona inocente confiesa?

Una variedad de factores puede contribuir a una confesión falsa durante una investigación policial. Muchos casos han incluido la combinación de dos o más de estas causas. Incluyen:

  • Coacción
  • Coerción
  • Intoxicación
  • Disminución de la capacidad
  • Deterioro mental
  • Ignorancia de la ley
  • Temor a la violencia
  • La imposición efectiva de daño físico
  • La amenaza de una sentencia severa
  • Incomprensión de la situación
Alrededor del 25% de las exoneraciones que resultan de pruebas de ADN, los acusados hicieron declaraciones incriminatorias, confesaron espontáneamente, o se declararon culpables. Estos casos demuestran que las confesiones no siempre son impulsadas por el conocimiento interno o culpabilidad real, pero a veces son motivadas por influencias externas.

Algunas confesiones falsas pueden ser justificadas por el estado mental de quien emite la confesión

  • Las confesiones obtenidas de menores de edad generalmente son poco fiables —los niños fácilmente pueden ser manipulados y no siempre están totalmente conscientes de su situación. Jóvenes y adultos generalmente están convencidos de que pueden ‘ir a casa’ una vez que admiten culpabilidad.
  • Personas con discapacidad mental han confesado falsamente debido a que se sienten obligados a complacer y estar de acuerdo ante la autoridad. Además, un gran número de policías interrogadores no reciben ningún tipo de capacitación especial para interrogar sospechosos con discapacidad mental. Un estado mental deficiente ocasionado por enfermedad, alcohol o drogas puede también generar admisiones falsas de culpabilidad.
  • Adultos mentalmente capaces también pueden confesar falsamente debido a una gran variedad de factores, como por ejemplo, la duración de la interrogación, agotamiento, o la creencia de que pueden ser liberados al confesar y posteriormente probar su inocencia.

Sin importar la edad, capacidad o estado del confesor, lo que generalmente tienen en común es la decisión —en algún momento del proceso de interrogación— que al confesar les beneficiaría en vez de continuar afirmando su inocencia.

De las amenazas a la tortura

A veces, la policía utiliza tácticas severas de interrogatorio con sospechosos que no cooperan. Sin embargo, algunos agentes de policía, convencidos de la culpabilidad del sospechoso, utilizan tácticas tan persuasivas que una persona inocente se siente obligada a confesar. Algunos sospechosos han confesado para evitar daño físico o malestar. A unos se les dice que van a ser condenados con o sin una confesión, y que su sentencia será menos severa si confiesan. A otros se les dice que la confesión es la única manera de evitar la pena de muerte.

La grabación de los interrogatorios

Los Proyectos de Inocencia han recomendado cambios específicos en la práctica de interrogatorios de sospechoso en los EE.UU., incluyendo la grabación electrónica obligatoria de los interrogatorios, que ha demostrado la disminución del número de confesiones falsas y el incremento de la fiabilidad de las confesiones como prueba.