619-515-1382 RAnaya@cwsl.edu

DALLAS (AP). Un individuo que pasó 30 años en una prisión en Texas y que fue declarado inocente habría podido reducir su reclusión en dos ocasiones y alcanzar la libertad bajo palabra si hubiese aceptado un cargo de agresión sexual.

Sin embargo, la obstinación de Cornelius Dupree hijo en mantener su inocencia en un caso de violación y robo ocurrido en 1979, lo convirtió en el recluso en Texas que ha pasado más tiempo en la cárcel por un delito que no cometió y que alcanzó la libertad mediante una revisión de pruebas de ADN.

“Cualquiera que sea la verdad de uno, hay que sostenerla”, expresó Dupree, de 51 años, minutos después de que un juez en Dallas le anulara la sentencia.

A nivel nacional, sólo otros dos presos han pasado más tiempo recluidos y lograron la libertad mediante revisión de pruebas de ADN, de acuerdo con centro jurídico Innocence Project (Proyecto Inocencia) en Nueva York, que se especializa en casos de sentencias equivocadas y el cual representó a Dupree.

En los delitos que no cometieron los sentenciados, James Bain purgó 35 años de prisión en Florida y Lawrence McKinney, poco más de 31, en Tenesí.

Dupree recibió una sentencia de 75 años de cárcel en 1980 acusado de violación y robo de una mujer de 26 años en Dallas, ocurrido un año antes.

Dupree fue puesto en libertad en julio bajo supervisión obligatoria y estuvo bajo arresto domiciliario hasta octubre. Casi una semana después de su libertad, un examen de ADN ratificó su inocencia del cargo de agresión sexual.

Un día después de su liberación, Dupree se casó con su prometida, Selma. La pareja se conoció hace dos décadas cuando él se encontraba en la cárcel.

La audiencia de exoneración fue demorada hasta este martes debido a que las autoridades repitieron el análisis de ADN para verificar si correspondía al de la víctima.

El fiscal federal del distrito de Dallas, Craig Watkins, apoyaba la reivindicación de inocencia del procesado.

Por ASSOCIATED PRESS en Abril 1, 2011.

Nota original AQUI