619-515-1382 RAnaya@cwsl.edu

Lugar de Condena: Buenos Aires, Argentina
Delitos: Robo y Homicidio Agravado en Tres Oportunidades
Sentencia: 30 Años
Años Servidos: 7 Años y 4 Meses
Liberado: 6 de Junio de 2012

El 25 de enero de 2005 Fernando Ariel Carrera, un joven comerciante de 30 años, sin antecedentes penales, casado y con tres hijos, se encontraba en su auto a pocos metros del Puente Alsina, esperando que el semáforo le diera luz verde para cruzar desde Pompeya a Lanús.

Al mismo tiempo, efectivos de la Comisaría 34 buscaban a tres ladrones en un auto blanco –ese era el único dato que tenían– que en la zona habían realizado dos robos. Al ver el Peugeot 205 blanco de Fernando, los policías, dispuestos a detenerlo, se dirigieron hacia él a bordo de un auto sin sirena ni insignia alguna que lo identificara como de la Policía Federal.

Pero lo que Fernando ve es un auto acercándose a toda velocidad con uno de sus integrantes –desaliñado, con pelo largo y barba– con medio cuerpo fuera de la ventanilla y blandiendo un arma de fuego. Temiendo ser asaltado, Fernando acelera y dobla hacia Capital. Pero ya es demasiado tarde. El policía dispara y el impacto le da de lleno en la mandíbula, dejándolo inconciente. Sin embargo, Fernando sigue manejando por automatismo y a bordo de su auto recorre 500 metros, atravesando la Avenida Sáenz. En el trayecto el Peugeot atropella y mata a tres personas –dos mujeres y un niño de seis años– y termina chocando contra una camioneta frente a la Iglesia de Pompeya. Los policías se bajan del auto, forman un abanico y disparan sobre Fernando. Desde el puente y hasta estos disparos finales, los efectivos policiales dispararon dieciocho veces contra Fernando. Ocho de esos disparos impactaron en su cuerpo.

El abogado Federico Ravina junto a Fernando Carrera durante el Juicio Oral en 2005.
Al final del día los medios habían bautizado como “La Masacre de Pompeya” a un supuesto raid delictivo en el cual unos malvivientes habían asesinado a tres personas inocentes, cuando en realidad estábamos frente a un nuevo caso de gatillo fácil y armado de causas judiciales por parte de la Policía Federal.

La causa fue armada debido a que la policía confundió a Fernando con un ladrón. A partir de que Fernando no murió, la Policía le plantó pruebas para incriminarlo. El 7 de junio de 2007, finalmente fue sentenciado a 30 años de prisión por robo y homicidio agravado en tres oportunidades.

El 6 de junio de 2012 Fernando fue liberado por disposición del Tribunal Oral Criminal 14, luego de que la Corte Suprema revocara la sentencia a 30 años.

Enrique Piñeyro (izquierda) durante el rodaje de la película.
Este caso fue llevado a la pantalla grande por el cineasta Enrique Piñeyro bajo el título “El Rati Horror Show”. La película toma como punto central la manera en que se fraguó la causa de Fernando: la manipulación y alteración de la evidencia en el lugar de los hechos; la manipulación por parte de la instrucción policial de los testimonios de los escasos testigos llamados a declarar; y la manipulación de todos los medios nacionales por parte de Rubén Maugeri, testigo clave de los hechos y presidente de la Asociación de Amigos de la Comisaría 34.

Foto: Fernando Carrera, su mujer y su hija en el día de su liberación.